Ordenar por
Ver:
  • Inicio
  • Artículos con la etiqueta 'creencias'

Tag: creencias

#7hábitos: panorama general


post_serie-7-habitos-3_evolucion-flor-o2

«Siembra un pensamiento, cosecha una acción; siembra una acción, cosecha un hábito. Siembra un hábito, cosecha un carácter; siembra un carácter, cosecha un destino» Charles Reade

Tras escribir sobre las incoherencias humanas cuando nos acercamos al mundo de la efectividad personal, y el cambio de paradigma necesario antes de emprender el cambio, en el tercer post de la serie, voy a dar el cierre a la primera parte del libro, describiendo el panorama general en el que se encuadran los «7 hábitos de la gente altamente efectivas».

#7hábitos: Cambiando de Paradigma


papel-rasgado-con-fondo-de-bosque-cambio-paradigma-o2

«Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva» representan varios de los principios sobre los que se sustenta la efectividad humana. Antes de adentrarnos a estudiar y comprender estos hábitos, Covey dedica un capítulo a escribir sobre «Paradigmas y Principios». En la serie #7hábitos, también voy a dedicar un post a compartir contigo una de las premisas fundamentales para mejorar la efectividad: entender nuestros propios paradigmas para estar abiertos a cambiarlos.

#7hábitos: Efectividad Personal e Incoherencias Culturales


Pinguino-en-desierto-Incoherencia-O-compressor

Hace unos meses mantuve una interesante conversación con mi amigo José Miguel Bolívar sobre el primero de «Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva», de Stephen Covey: «Sea proactivo».

Aprovechando que llegó el verano, decidí darle un repaso al libro. Si bien, la primera lectura la disfruté, en esta segunda, lo estoy devorando. Rotulador en mano, cuaderno de notas sobre la mesa y alguna que otra fantástica cita, me están permitiendo saborearlo, desgranarlo, entenderlo, razonarlo…Y para compartir contigo todo el conocimiento y reflexiones que voy generando, he decidido escribir esta serie, #7hábitos.

Mis primeros pasos para implantar GTD


Primeros pasos

Fue en el año 2012. Lo tenía claro: quería formarme como coach con un programa acreditado por ICF. En paralelo, la llegada de mi nena Valeria, mi actividad profesional y algunos hobbies como la práctica regular de deporte. No quería renunciar a nada pero los niveles de estrés empezaron a inundar mi vida. Algo tenía que hacer. Frente a mí, un motivo de peso para implantar un sistema de productividad personal: “Compaginar mi vida familiar con mi trabajo y mi formación como coach disfrutando del camino y reduciendo los niveles de estrés”.

Cambio de Hábitos y Juego Interior


Cerebro en bicicleta - hábitos mentales_blog

Es probable que en más de una ocasión te hayas visto frente a un cambio de hábitos y hayas fracasado en el intento. Dos semanas alcanzando el resultado y a la tercera, caída del vagón, a volver a empezar. Recuerdo haber vivido esta situación en más de una ocasión pero con nitidez, te podría ofrecer detalles de los numerosos intentos fallidos al desarrollar el (los) hábito(s) de la revisión semanal de GTD®.

Ante esta situación y releyendo el libro de Timothty Gallwey, «El juego interior del tenis» me vienen a la mente el concepto  de «Juego Interior» o los pensamientos que nos invaden ante una caída del vagón. Según sean, nos pueden ayudar a subirnos o complicarlo todavía más. Pueden ser efectivos o tóxicos. Nos pueden aportar fuerzas para seguir o restar energía para abandonar. Motivos para la acción o excusas para la inacción.

Por un lado, el «Juego Interior» se convierte en tóxico cuando nuestros pensamientos ante una «caída del vagón» los amparamos bajo creencias que limitan el desarrollo de nuevos hábitos. Excusas disfrazadas de justificaciones de peso (?), echando balones fuera y obviando la parte de responsabilidad que nos toca. Las circunstancias me han impedido desarrollar el hábito.

http://enfoquecarnot.com/wp-content/uploads/2015/11/34002319_ml-960x674_c.jpg

Lo confieso: yo también fui víctima


Son las nueve de la noche, reviso mi lista de tareas y «click», elijo las dos tareas más importantes. Mañana cuando las haga, me acercaré a mis objetivos. Después de la revisión de cierre del día, la cena, acostar a la peque y el momento relax antes de ir a descansar.

Pero a las dos de la madrugada recibimos una visita inesperada. Mi nena con treinta y nueve grados de fiebre no puede dormir. Una noche complicada. Turnos para dormir e insuficientes horas de sueño.

A las siete de la mañana me levanto algo raro: sueño, sensación de cansancio, síntomas de que algo no va bien. Cuando empiezo a trabajar confirmo mis sensaciones y frente a mí, las dos tareas más importantes del día. Empiezo pero no fluyo, algo me pasa, no me puedo concentrar. Paso a la siguiente tarea y más de lo mismo. Me falta la frescura mental que me acompaña la mayoría de los días. Me empeño pero algo está fallando y entre tanto, una dosis de diálogo interior: «Para acercarte a tus objetivos tienes que hacer lo que ayer planificaste que ibas a hacer, tus dos tareas más importantes del día».

Menu

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies