#7hábitos: Efectividad Personal e Incoherencias Culturales


Pinguino-en-desierto-Incoherencia-O-compressor

Hace unos meses mantuve una interesante conversación con mi amigo José Miguel Bolívar sobre el primero de «Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva», de Stephen Covey: «Sea proactivo».

Aprovechando que llegó el verano, decidí darle un repaso al libro. Si bien, la primera lectura la disfruté, en esta segunda, lo estoy devorando. Rotulador en mano, cuaderno de notas sobre la mesa y alguna que otra fantástica cita, me están permitiendo saborearlo, desgranarlo, entenderlo, razonarlo…Y para compartir contigo todo el conocimiento y reflexiones que voy generando, he decidido escribir esta serie, #7hábitos.

El mundo ha cambiado profundamente desde la publicación de «Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva». Hoy, queramos o no, vivimos en un entorno VUCA, (volátil, incierto, complejo y ambiguo). Sectores como el de servicios, el tecnológico, el industrial, la banca y tantos otros operan en entornos en los que las reglas de juego van cambiando cada día. Flexibilidad y adaptación son algunos de los nuevos desafíos a los que se enfrentan empresas y profesionales porque esta realidad, más allá de una moda o algo pasajero, ha llegado para quedarse. Como dijo Darwin hace unos cuantos años: «No es la especie más fuerte la que sobrevive, sino la que mejor se adapta».

Frente a esta realidad, es probable que te preguntes si siguen siendo válidos los 7 hábitos de Covey. Según la opinión de unos cuantos expertos en la materia, incluyendo la mía, excepto el tercer hábito, «Establezca primero lo primero», el resto, no sólo mantienen su validez, sino que potencian la efectividad de aquellos profesionales que como tú y como yo, estamos sometidos a cambios constantes, futuros inciertos y realidades complejas.

Este primer capítulo de la serie, lo voy a dedicar a escribir sobre los retos que esconde la naturaleza humana cuando se plantea lograr mayores resultados, superar situaciones retadoras y emprender caminos de crecimiento personal.

En contra de lo que pueda parecer, existe una incoherencia entre lo que queremos y nuestra forma de actuar y de pensar. Definimos principios e identificamos el éxito para después, echar el ancla en creencias, pensamientos y actitudes opuestos a estos deseos y principios.

El miedo y la inseguridad

Hay personas que viven atenazadas por la sensación de miedo. Temen la inseguridad que plantea el futuro y se sienten vulnerables en sus puestos de trabajo. La reacción común en estos casos es limitar los riesgos y como escribió Eva Collado hace unos meses: «El miedo en el trabajo te convierte en mediocre y prescindible».

Lo quiero ahora

A pesar de las necesidades inmediatas que plantean los mercados, las organizaciones y las propias personas, la verdadera clave del éxito está en encontrar el equilibrio entre satisfacer necesidades de hoy e invertir para estar preparados mañana. En línea con este planteamiento, para avanzar con paso firme hacia la efectividad personal sostenible, José Miguel Bolívar propone trabajar con «MASS, Micro Acciones Sostenidas Sostenibles». Avanzar con paciencia pero con paso firme, sin parar y sin correr.

Culpa y victimismo

«Si mi jefe no fuera un idiota que lo quiere controlar todo…Si no hubiera nacido tan pobre…Si viviera en un lugar mejor…Si no hubiera heredado el mal genio de mi padre…Si ese otro departamento no torpedeara cualquiera de nuestras iniciativas…Si mis hijos no fueran tan rebeldes…Si no fuera por la crisis…»

Los «siístas» acostumbran a responsabilizar de su situación a los demás, al entorno, a las circunstancias…Una actitud que les encadena en su realidad. Aceptar con humildad la parte de responsabilidad que corresponde y con valentía el poder de elección, es lo que permite a las personas dejar de lamentarse y empezar a trazar su propio camino.

Viktor Frankl escribió en «El hombre en busca de sentido»: «Al hombre se le puede arrebatar todo salvo la última de las libertades humanas: la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias».

Desesperanza

Cuando nos anclamos en la creencia del victimismo, argumentando que somos víctimas de las circunstancias, nos resignamos, perdemos empuje y la desesperanza va haciendo mella.

La respuesta cultural a esta situación suele ser: «Reduce tus expectativas en la vida para que nada ni nadie te defraude». ¿Realmente podemos vivir una vida auténtica y genuina, limitando el ángulo de nuestra perspectiva?

Robert Kiyosaki, en «Incrementa tu cociente intelectual financiero», plantea: «Para cambiar tu vida, tienes que cambiar tu enfoque». ¿Cómo vamos a conseguir mejores resultados en la vida si seguimos limitando el ángulo de nuestra perspectiva?

Falta de equilibrio existencial

Es habitual que las personas nos centremos en asuntos que consideramos una obligación, nuestra responsabilidad, y dejemos de lado algunas de las áreas que más nos importan en nuestra vida. Los resultados: alejarnos del equilibrio, pérdida nuestra paz interior, frustración, culpabilidad y fracaso son algunas de las sensaciones que nos invaden.

Para tomar decisiones coherentes y ejecutar acciones consecuentes, aclara tus áreas vitales y aprovecha tu poder de decisión.

¿Y yo qué?

Nuestra cultura nos enseña que para tener éxito en la vida, yo tengo que convertirme en el número uno. Ante mejoras laborales de colegas, amigos del colegio que han prosperado en la vida, incluso familiares que han arriesgado y les ha ido bien: ¿sentimos alegría genuina o nuestra muestra es más social que real?

A lo largo de nuestra historia, los grandes acontecimientos han estado plagados de generosidad, de colaboración y de respeto. En la era del conocimiento y la información, las mayores conquistas están corriendo a cargo de profesionales que han dejado a un lado la competición por el «yo» y dominan el arte del «nosotros».

El profundo deseo de sentirse comprendido

Una de las mayores necesidades del ser humano es sentirse comprendido, escuchado, valorado, respetado…

Nuestra cultura exige compresión e influencia pero el principio de influencia, lejos de lo que podamos pensar, está regido por la mutua compresión. Una de las claves de la influencia es abrirnos a la influencia de las otras personas escuchándolas, valorándolas, respetándolas…Si quieres que tus ideas trasciendan y calen en las personas, permítete comprenderlas, escucharlas, valorarlas, respetarlas…de manera genuina y todo llegará.

Dale Carnegie hace unos cuantos años planteó en «Cómo ganar amigos e influir en las personas»: «Recuerde que la persona con quien hablas está cien veces más interesada en sí misma, en sus necesidades y en sus problemas que en usted y en tus problemas».

Conflicto y diferencias

Las personas, a pesar de tener muchas cosas en común, somos maravillosamente distintas: pensamientos, valores, objetivos, propósitos, intereses…Un enfoque tradicional de estas diferencias es el competitivo: voy a salir ganando más que tú. El enfoque alternativo y efectivo sería, qué podemos hacer los dos para ganar los dos.

Francisco Alcaide escribía hace unas semanas en su blog: «Las relaciones son carreteras de doble sentido, se basan en el win-win». Mejor que yo crezco, yo avanzo, yo gano, pensemos en nosotros crecemos, nosotros avanzamos y nosotros ganamos.


Esta es la realidad a la que nos enfrentamos. Deseamos mejorar nuestra efectividad personal pero luego, nos vemos limitados por nuestros pensamientos, emociones y acciones. La buena notica es que depende de nosotros decidir cómo relacionarnos con cada uno de estos retos.

Presiento que esta serie me va a suponer una verdadera experiencia de aprendizaje. Los «7 hábitos de la gente altamente efectiva» esconden verdaderas perlas. La primera, el contraste evidente entre lo que queremos y lo que hacemos.

Si te animas a acompañarme en esta experiencia, pásate por el blog. El siguiente capítulo tratará sobre paradigmas, creencias y toda la «carga» que lastra nuestra efectividad personal.

Gracias por pasarte por el blog y hasta el próximo capítulo.

Jesús Serrano Ducar

Soy consultor artesano y nodo de OPTIMA LAB, una red productiva que ayuda a personas y organizaciones a ser más efectivas para lograr sus resultados por medio del aprendizaje basado en la experiencia y nuevas metodologías centradas en las personas.

Más posts de

Deja un comentario

*

Menu

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR