Efectividad y Presente: dos caras de la misma moneda


Efectividad - Vivir el presente

Darío, mi segundo peque, nació hace dos semanas. Tras  unos días de hospital, ya estamos todos en casa. Noches diversas. Paseos y más paseos de ventanilla en ventanilla para formalizar todos los documentos: registro civil, seguridad social, centro de salud…

Han sido unas semanas intensas de emociones, de trabajo y de satisfacciones. Foco en disfrutar del presente. Tranquilidad por saber que las cosas que me van llegando las voy capturando y los compromisos que ya había adquirido, los tengo organizados en un lugar de confianza. Precisamente justo antes de llamarme mi mujer para avisar de que Darío estaba con ganas de nacer, terminaba la revisión semanal. Sistema de efectividad a estrenar y confianza plena en mi «mente extendida».

Hasta ahora, uno de los parámetros que utilizaba para medir mi bienestar era la sensación de equilibrio. Estos días, me he dado cuenta que existe otro del mismo nivel: la capacidad para vivir el momento presente. Escribía que efectividad y equilibrio son dos caras de la misma moneda. Ahora vuelvo a escribir que efectividad y presente, también son otras dos caras de la misma moneda.

¿Qué me aporta la efectividad personal para vivir el presente?

  • Saber que cuento con un lugar fiable y externo a mi memoria para organizar compromisos, ideas o posibilidades de futuro me aporta confianza.
  • Mantener la atención en lo que estoy viviendo. Si me viene un pensamiento, una idea o me acuerdo de algo que tengo que hacer, lo capturo prestándole la mínima atención, moviéndolo de mi mente a un lugar externo y olvidándome de él. Tengo la total seguridad de que volveré para pensar y decidir sobre las cosas capturadas.
  • Aceptar todos mis pensamientos, entendiendo que no hay barreras entre tiempo libre y trabajo, entre el terreno personal y profesional. Simplemente son diferentes áreas de responsabilidad a las que dedicar atención: familia, trabajo, ocio, salud, hogar, economía…
  • Aprovechar cada minuto. Gracias a tener mis compromisos organizados por contextos, en el momento que se dan las circunstancias adecuadas, reviso la lista que proceda y, a hacer. Por ejemplo, en las tardes tranquilas de hospital, mamá dormida, el bebé también y yo, «contexto ordenador on», a hacer sobre trabajo predefinido.

Sumergidos en la velocidad del día a día, es frecuente acordarnos de compromisos por  resolver cuando no podemos hacer nada por ellos, recibir solicitudes cuando estamos haciendo otras cosas o revisar la bandeja de entrada del correo electrónico comprobando que la tenemos de nuevo saturada.

Frente a esta realidad, mantener la atención en el presente es tan complicado como necesario. Nos guste o no, vivimos en un entorno VUCA y si queremos descubrir cómo movernos en él, son necesarios hábitos alternativos que nos aporten claridad, foco y confianza. Mejorar tu efectividad personal es una opción. OPTIMA3®, la metodología que empleamos en OPTIMA LAB integra un conjunto de hábitos que ayudan a «exprimir el presente». Eficiencia en la ejecución y eficacia en la decisión.

Por lo que a mí respecta, con el objetivo de volver a la normalidad lo antes posible, el miércoles revisé en profundidad todo el sistema: incubadora, contextos, lista a la espera, lista de proyectos. Qué mejor forma de adaptarme al medio con tranquilidad que estrenando sistema, poniéndome al día de todos los temas y recuperando rutinas.

Gracias por pasaros por el blog y hasta la semana que viene.

Jesús Serrano Ducar

Soy consultor artesano y nodo de OPTIMA LAB, una red productiva que ayuda a personas y organizaciones a ser más efectivas para lograr sus resultados por medio del aprendizaje basado en la experiencia y nuevas metodologías centradas en las personas.

Más posts de

6 Respuesta

  • Miguel Albizu en 24 abril, 2016, 23:12:46

    Enhorabuena Jesús!
    Por la paternidad y por el post.
    Deberían dar GTD para padres en las clases de parto 😉
    Hace 15 meses, mis mellizos pusieron a prueba mi sistema. No se que hubiera hecho sin él.
    Defines muy bien lo que supone poder vivir estos momentos de forma plena y efectiva.
    Un abrazo!

    Responder aMiguel
    • Jesús Serrano Ducar en 25 abril, 2016, 10:58:26

      Muchas gracias Miguel, a menuda prueba de estrés tuviste que someter tu sistema 😉
      Felicidades también por tus peques y a seguir trabajandonos como persona para ofrecer cada día nuestra mejor versión.
      ¡Un abrazo fuerte y sigo de cerca tus novedades en «Hacer, hacer haciendo»!

      Responder aJesús
  • Luis X. González en 25 abril, 2016, 00:02:20

    Muchas felicidades Jesús por la llegada de Darío! Serás su primer modelo, así que te felicito por lo de la presencia, que en casa es vital.

    Agradezco que nos compartas cómo vives tu metodología de efectividad como padre de familia presente, y que en estos tiempos ese estar presentes puede peligrar si lo padres no reaccionan al llegar cansados a casa y sin ganas de conversar.

    ¡Un fuerte abrazo!

    Luis X. González
    http://twitter.com/efectividad360

    Responder aLuis
    • Jesús Serrano Ducar en 25 abril, 2016, 10:53:38

      Muchas gracias Luis, tal cual lo planteas lo veo yo.
      Con la velocidad del día a día, estar con mil temas al mismo tiempo es un riesgo y si ello te afecta a la familia, puedes estar dejando a un lado grandes momentos por vivir.
      ¡Un fuerte abrazo!

      Responder aJesús
  • Gustavo Serrano Rentería en 11 mayo, 2016, 16:47:21

    Muchas gracias… Una gran enseñanza….!!!! Saludos desde Celaya Guanajuato México…!!!!!

    Responder aGustavo
    • Jesús Serrano Ducar en 12 mayo, 2016, 11:49:33

      Hola Gustavo, me alegra que te haya sido útil.
      ¡¡ Saludos y feliz día !!
      Jesús

      Responder aJesús

Deja un comentario

*

Menu

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies