http://enfoquecarnot.com/wp-content/uploads/2014/10/telescopio-960x600_c.jpg

Ganando perspectiva en GTD: ¿Quieres definir tus objetivos?


“Las grandes mentes tienen objetivos, las demás deseos” – Washington Irving.

¿Qué son los objetivos?

Los objetivos son los resultados que te gustaría alcanzar en un horizonte temporal de uno o dos años vista.

Habitualmente, las personas llamamos proyectos a lo que en GTD se les llama Objetivos. El concepto es el mismo y lo que cambia es el nombre siendo la idea subyacente común. Cuando estas en este nivel de perspectiva, tus objetivos son los “macro-proyectos” que deseas completar, dar por cerrados y finalizados en los próximos uno o dos años. Algunos objetivos los completarás en 6 meses y otros puede que te lleven 24 por lo que el tiempo es algo orientativo que te ayudará a enfocar tu atención y tomar las decisiones más adecuadas que te acerquen a tus objetivos.

Los objetivos suelen definir los deseos, las necesidades y los hitos más significativos en el camino de las personas hacia sus visiones o sueños y están sintonía con el propósito de vida.

¿Te gustaría definir tus objetivos

Preguntas del tipo “¿Qué quiero conseguir el año que viene en éste área de mi vida o de mi empresa?” “¿Qué pasos tengo que dar para acercarme a mis visiones o resultados que quiero conseguir a largo plazo?” pueden ser suficientes para generar ideas y materializarlas en objetivos concretos, que te motiven y logres dar por cerrados en un plazo de tiempo de uno o dos años.

Otro enfoque para definir tus objetivos puede ser trabajar sobre tus áreas de responsabilidad, profesionales y personales, y definir cómo te sientes  y cómo te gustaría sentirte. Si hay diferencias, puede que te resulte interesante definir un objetivo que te acerque al lugar al que quieres llegar.

Una vez tienes identificado el resultado que quieres conseguir en uno o dos años vista, para convertirlo en objetivo útil y motivador, es buena práctica definirlo de manera SMART. Te invito a que una vez descrito un objetivo en particular, lo vayas matizando según vas respondiendo a las siguientes preguntas:

S Específico El objetivo que has definido:¿Es algo concreto que se puede dar por hecho y resuelto?¿Qué tiene que suceder para dar por completado el objetivo?
M Medible El objetivo que has definido:¿Se puede medir cualitativa (si o no) o cuantitativamente (20 % cumplido, 90 % cumplido)?
A Alcanzable El objetivo que has definido:¿Hasta qué punto depende exclusivamente de tu quehacer o hay terceras partes que pueden comprometer la consecución del mismo?
R Realista El objetivo que has definido:¿Es realista y tiene en cuenta factores externos que te pueden condicionar la consecución del mismo?
T Definido temporalmente El objetivo que has definido:¿Tiene fecha de inicio y de fin?

 

Los formatos típicos para dar soporte a tus objetivos pueden ser listas o planes sencillos. También puedes utilizar opciones más complejas como integrar y vincular en un mismo documento objetivos, visiones y áreas de responsabilidad; esta opción es muy útil porque te ofrece una visión general de tus niveles de enfoque y perspectiva.

¿Cuándo revisar tus objetivos?

 Una vez has definido tus objetivos de manera SMART, lo cual significa que responden inequívocamente a todas las preguntas del cuadro anterior, has creado un documento que integra todos tus objetivos y que puedes llamar “Objetivos anuales o bi-anuales” y te has puesto a trabajar en ellos, el siguiente paso de cara a la gestión productiva de los mismos es decidir cuándo vas a revisar la evolución.

En mi caso particular, realizo la revisión con frecuencia mensual, integrándola dentro de la revisión de mi sistema. Para ello, utilizo un check list con un apartado “Listado de objetivos anuales”. La frecuencia de revisión es muy particular y lógicamente, se ajustará al horizonte temporal en el que se mueven tus objetivos y a tus sensaciones y necesidades personales.

Existe otro tipo de revisión que se puede llamar de reformulación de objetivos y que es útil realizarla cuando has superado los antiguos objetivos o cuando has experimentado un cambio en tu visión para un área en particular y sientes que los actuales no están conectados con tu nueva situación, es decir, no te acercan al nuevo destino que has elegido llegar.

Un ejemplo de objetivo definido de manera SMART

Tras analizar mis áreas de responsabilidad, me estoy planteando a dos años vista trabajar en materia de Salud y Bienestar.

Concretamente, quiero correr una media maratón a lo largo del año 2016. La verdad es que hace meses que no entreno, salgo con la bicicleta una par de días a la semana y poco más. Por otro lado, en los próximos meses voy a estar liado en unos proyectos profesionales y quizá tampoco pueda salir a entrenar todo lo necesario aunque espero que a partir del verano de 2015 disponga de más tiempo.

Ante esta situación, un objetivo definido como suele ser habitual sería: “Correr una media maratón” pero, ¿Hasta qué punto responde a las preguntas del modelo SMART del que hablábamos anteriormente?

La verdad es que ni es específico, se podría medir con un si o un no pero…Alcanzable puede serlo aunque llevo una temporada muy larga sin salir a correr y además, en los próximos meses no voy a poder entrenar con la frecuencia necesaria debido a mis compromisos laborales y familiares. Por otro lado, tampoco está limitado en el tiempo.

Como diría mi amigo y colega artesano Antonio José Masiá: “Jesús, este objetivo, para que sea útil y motivador lo tienes que smartizar” así que halla que vamos.

Tras darle una vuelta, pensar en las preguntas del modelo y reflexionar, la nueva definición del objetivo que me planteo es la siguiente:

 “Correr la media maratón de Londres el 27 de abril de 2016 haciendo una marca de 1 h y 45 minutos”

Este objetivo es específico y medible, sabré sin duda si lo he conseguido. Es alcanzable y realista porque aunque en los próximos meses voy a estar liado, a partir del verano tendré más tiempo disponible y seguiré un plan de entrenamiento específico (todavía tendré casi 8 meses hasta abril de 2016) y está acotado en el tiempo.

Espero que os haya resultado útil y ya sabes, si quieres comentar algo lo puedes hacer a través de los comentarios de más abajo o enviándome directamente un mensaje a través de la página de contacto del blog.

Muchas gracias por pasaros por el blog y que disfrutes del fin de semana.

Foto por Segio Carol

Jesús Serrano Ducar

Trabajo como ingeniero en EDP Energía. Me encanta la mejora de los procesos y con frecuencia, estoy liado aplicando metodologías como Lean o 5S a los proyectos en los que participo. Otra de mis pasiones es la productividad y comparto mis experiencias y conocimientos desde hace 5 años en este blog.

Más posts de

4 Respuesta

  • David Sánchez en 20 octubre, 2014, 07:27:36

    Hola Jesús,

    un post muy didactico y sin duda muy útil para todos los que necesiten trabajar ese nivel de perspectiva en GTD. En mi caso, mi tendencia al micromanagement hace que deba prestar más atención al eje de perspectiva. Voy a capturar este post 😉

    Un abrazo

    Responder aDavid
  • jsducar en 20 octubre, 2014, 08:50:39

    Hola David,

    Muchas gracias por tu comentario y me alegra que lo veas útil. 🙂

    Gracias por pasarte por el blog y que tengas buen día.

    Un abrazo,

    Jesús

    Responder ajsducar

Deja un comentario

*

Menu

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies