http://enfoquecarnot.com/wp-content/uploads/2014/01/half-empty-full-960x600_c.jpg

¿Cómo ser más optimistas?


Carlos, coach deportivo, trabajando el optimismo del equipo CD Santa Cruz.

Cómo ves el vaso: ¿medio lleno o medio vacío?

¿Te gustaría trabajar tu optimismo y el de tu equipo?

¿Has oído hablar del optimismo activo?

¿Estás en una mala racha de resultados y lo que antes era optimismo e ilusión se ha convertido en pesimismo y desconfianza?

En el post de esta semana te voy a contar la experiencia de Carlos en una de sus primeras reuniones como coach con el equipo de fútbol de su localidad.

Era una tarde de invierno, muy fría pero con un sol radiante. Carlos había llegado a las oficinas del Club Deportivo Santa Cruz, de 3ª división y con esta reunión empezaba la colaboración como coach con su amigo Jesús, el entrenador del equipo.

El Club Deportivo Santa Cruz había entrado en una mala racha de resultados y Jesús entendió que necesitaban una inyección de optimismo, lo que antes era ilusión y ganas de hacer las cosas lo mejor posible se había convertido en pesimismo, desgana y falta de confianza.

Acababan de dar las 6 de la tarde y el entrenamiento estaba a punto de empezar, esta vez no iban a hacer falta ni balones, ni botas. Carlos y Jesús habían preparado una reunión de coaching para trabajar el optimismo del equipo, para que este volviera a ser lo que había sido unos meses atrás.

En el vestuario, los 20 jóvenes con cara de no saber qué iba a pasar, Jesús con mucha ilusión y convencido que hoy se iba a producir un punto de inflexión en la actitud del equipo y Carlos, un poco nervioso pero confiado en su capacidad para provocar un cambio de perspectiva que empujase a los jugadores hacia la senda del optimismo activo, de aquel que tenían hace unos meses.

Jesús presentó a Carlos, este agradeció la presencia de todos y la oportunidad que le habían brindado de trabajar con el Santa Cruz y sin más, empezó preguntado:

– Para vosotros, ¿Qué significa la palabra Optimismo?

Después de un debate de unos 10 minutos moderado por Jesús, consensuaron que un equipo optimista es aquel que piensa en positivo, que cree que las cosas van a ir bien, que busca soluciones en los momentos difíciles porque piensa que es capaz de hacerlo mejor, porque conoce sus capacidades y confía en ellas.

Carlos, como buen coach, escuchó, escribió y siguió preguntando: ¿Y cómo os veis vosotros últimamente? ¿Pensáis que buscáis soluciones, tenéis ganas de hacerlo mejor, conocéis vuestras capacidades y confiáis en ellas?

En el vestuario se oyó un ¡Uf! generalizado y uno de los jugadores dijo: “El tema está complicado, sobre todo cuando nos meten el primer gol”.

Carlos, siguió preguntando:

– “¿Qué os impide comportaros como un equipo optimista, un equipo como el que habéis descrito al empezar la reunión?”

Otro de los jugadores contestó:

– “Creemos que después de 8 partidos sin ganar, ser optimista es muy complicado”.

Carlos, siguió preguntando:

-“¿Realmente creéis eso? ¿Es complicado buscar soluciones? ¿Es complicado tener ganas de hacerlo mejor? ¿Es complicado creer en vosotros, en vuestras capacidades?”

Tras un silencio, Carlos siguió:

– “¿Recordáis el equipo que erais hace unos meses? Si no me equivoco, hoy sois los mismos. ¿Qué hacíais antes que ahora no hacéis? ¿Qué imagen tenéis de lo que erais y que hoy echáis en falta? ¿Qué pensáis que hacíais que ahora, no os veis capaces?”

Tras unos minutos de debate y discusión, llegaron a la conclusión de que antes, se esforzaban más; no se venían abajo cuando empezaban perdiendo el partido sino que creían en ellos, se animaban y terminaban remontando; buscaban soluciones a los problemas y no se hundían en ellos; pensaban en positivo y estaban convencidos que las cosas iban a salir bien, y si no salían, lo consideraban como una etapa más de aprendizaje y crecimiento.

Carlos, siguió escuchando, escribiendo y pregunto:

– “¿Os imagináis cómo sería si volvierais a hacer lo que hacías antes? ¿Habéis pensado lo que haríais, cómo saldrías a los partidos, cómo entrenaríais?”

La reunión de coaching siguió durante más de 90 minutos y al final, el equipo definió la ruta para volver a ser lo que hace unos meses habían sido y se comprometieron a:

      1. En los momentos en que las cosas podrían ir mejor, buscamos  soluciones, observamos la situación, aportamos ideas nuevas y las llevamos a la práctica.
      2. Cuando el partido empieza perdiendo, nos esforzamos más, nos animamos entre nosotros y nos lo tomamos como un reto.
      3. Siempre pensamos en positivo, creemos que las cosas van a ir bien y si no salen, consideramos la derrota como una etapa más en el proceso de aprendizaje y crecimiento como equipo y como deportistas.

Carlos, cuando llegó a casa y habló con su mujer sobre cómo había ido la reunión, todavía estaba emocionado. El equipo sabía perfectamente lo que significaba la palabra optimismo activo, más allá de la simple idea de pensar que ser optimista es creer que las cosas van a ir bien. Carlos estaba convencido que el equipo iba a volver a ser lo que era, había percibido compromiso y responsabilidad, en aquel vestuario se respiraba un aire cargado de ilusión, de ganas de cambio, de querer construir cosas nuevas.

Si crees que eres optimista pero sientes que te gustaría ser más, si quieres trabajar el optimismo igual que lo están haciendo Carlos, Jesús y los jugadores del Club Deportivo Santa Cruz, te animo a que traces el mapa de ruta que te lleve al destino llamado “optimismo activo”, aquel que no se contenta con creer que las cosas van a salir bien por si solas, sino aquel que caracteriza a las personas que tienen ganas de construir cosas nuevas, que ante los problemas observan la situación y buscan las mejores soluciones, aquel que ve el fracaso como un aprendizaje y como parte del camino hacia el éxito.

¿Te imaginas cómo sería cuando hayas llegado el destino llamado “optimismo activo”?

¿Cómo piensas que sería la actitud de tu equipo?

¿Cómo te estarás tomando los problemas?

A que suena bien estar viviendo en la ciudad llamada “Optimismo Activo”. Te animo a que te pongas en ruta, el camino no será fácil, seguro que habrá que subir algún puerto de montaña y estará nevando pero estoy seguro de una cosa: cuando hayas llegado pensarás que habrá merecido la pena.

Muchas gracias por leerme, por recibir vuestros comentarios y si os ha parecido interesante, me estaréis ayudando un montón si compartís el post con vuestros amigos en las redes sociales.

Un abrazo y hasta la semana que viene.

Jesús

Jesús Serrano Ducar

Soy consultor artesano y nodo de OPTIMA LAB, una red productiva que ayuda a personas y organizaciones a ser más efectivas para lograr sus resultados por medio del aprendizaje basado en la experiencia y nuevas metodologías centradas en las personas.

Más posts de

2 Respuesta

  • María José en 9 Enero, 2014, 09:34:33

    Muchas gracias por este artículo Jesús.

    Responder aMaría
    • JSDucar en 9 Enero, 2014, 21:59:19

      Gracias por estar siempre ahí María José. Que disfrutes del fin de semana.

      Responder aJSDucar

Deja un comentario

*

Menu

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR